Pueblos encantadores de Madrid

Son muchas las personas que al planear una escapada de fin de semana piensan en ir a la playa, algo comprensible si hay buen sol; sin embargo, existen otros lugares igualmente buenos para darse una escapada. Madrid es una ciudad maravillosa, no obstante, hay varios pueblos cercanos que también tienen mucho para ofrecer. Algunas opciones podrían ser:

Rascafría: se sitúa en el valle de Lozoya, es ideal para quienes gustan del bosque, relajarse y desconectarse un poco del ajetreo diario. Su villa es bastante pequeña y la mayoría de las casas están hechas de piedras, entre los lugares que no puede perderse de ver está el Monasterio de Santa María del Pilar. Si corre con algo de suerte y alcanza a ver a uno de los monjes, podría quizás comprar alguno de sus deliciosos platillos.

Otro de sus monumentos es el Puente del Perdón, se dice que su nombre se debe a que en él se decidía la libertad de los reos; además en el molino de papel, al otro lado del río, se imprimió la primera parte del Quijote. Otras de las edificaciones más bonitas del lugar son el ayuntamiento y la iglesia de San Andrés Apóstol. Durante las épocas de calor se hacen muy populares las piscinas naturales Las presillas, pertenecientes al río Lozoya, las cuales están rodeadas de verdes prados.

Patones arriba: es uno de los pueblos más hermosos de la Sierra Norte de Madrid, que se caracteriza por su particular arquitectura de pizarra negra y calles empedradas. El poblado tiene espacios designados para estacionar, debido a que los coches no pueden acceder a su interior, por el reducido tamaño de sus calles. Otra opción sería dejarlo en Patones Abajo, y subir durante casi 20 minutos que toma llegar hasta arriba. El lugar no es muy grande, pero igualmente tiene hoteles y restaurantes cómodos y vistosos.

En la iglesia de San José ya no se ofician misas, la edificación es utilizada como oficina de turismo, desde allí es mejor callejear sin rumbo y preguntar para orientarse. Al cruzar el río se puede apreciar el imponente Puente de Piedra, y si recorre el trayecto entre ambos patones verá maravillosos parajes, como el Embalse del Atazar y la Cueva del Reguerillo. La gastronomía se destaca por su variedad de platillos de carne de caza, embutidos caseros, setas, quesos de cabra, miel y hortalizas.

Es importante que su automóvil le sea útil en todo momento y pueda disponer de él con confianza. Si las reparaciones a realizar son demasiadas, y no es rentable mantenerlo, es preferible vender coche desguace madrid. En Internet es posible conseguir empresas dedicadas a la compra de vehículos siniestrados, inundados o con fallas mecánicas. Sería una forma bastante práctica de sacarle un último provecho.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.