Causas por las que se averia la mariposa de admision del coche

La función de la mariposa de admisión es la regulación del caudal de aire para que los cilindros se llenen de forma rápida, y así mejorar la termodinámica del motor. Por eso, si falla la máquina disminuye su potencia y comienza a forzarse, lo que desencadena varios contratiempo y se tiene mayor consumo de combustible.

Qué produce las averías

El desgaste, por lo general, es el enemigo de un gran número de piezas que conforman el motor, y las mariposas es de esos elementos. Cuando la válvula en cuestión se deteriora a causa de la acumulación de carbonilla, sale afectado el rendimiento de la máquina. El desperfecto suele manifestarse dando tirones, podría incluso no arrancar el motor si la entrada de aire se bloquea por la suciedad o si llegar a romperse y eso le impida abrirse.

En ocasiones puede detectarse cuando al pisar levemente el acelerador, la velocidad sube más de lo que corresponde. Otra situación común de problemas con la mariposa, es que cuando el aire que entra al propulsor es excesivo, el ralentí se hace inestable; mientras que cuando no es suficiente, los gases del escape se hacen negros.

Las probabilidades de que surjan averías en la válvula de mariposa aumentan, si además de depender de las piezas mecánicas también lo esté de los sensores y de otros componentes electrónicos. Una situación de ejemplo podría ser que el sensor de temperatura de admisión se impregne de aceite, ello provocaría una baja de potencia, aumentaría el consumo de combustible y todo junto perjudicaría a la mariposa.

Anular o reemplazar la válvula de mariposa

Con frecuencia, cuando la válvula de mariposa ha llegado al fin de su vida útil, se debaten entre reemplazarla o anularla y quitarse ese problema. Ni este, ni ningún otro componente que traiga instalado un vehículo debe ser eliminado, si lo ha traído debe conservarse. Si se elimina la válvula mariposa, además de que tendrá que hacer un reajuste electrónico completo, no podrá controlarse el aire que ingresa a los cilindros.

Para cambiar la mariposa de motor se tiene en cuenta el sistema de admisión del coche, si no es variable, se sustituye solo la mariposa; mientras que si es variable es preciso reemplazar el conjunto en su totalidad, el cual se conforma por la válvula y la pieza en la que se acopla, y en el peor de los casos, hasta el colector de admisión.

Por fortuna, tanto la válvula como los elementos que trabajan en conjunto con ella, pueden ser reemplazados por repuestos segunda mano.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.